Portabilidad financiera y el mercado inmobiliario

[views id=”530″]

Actualmente, las familias chilenas reportan un nivel de endeudamiento de 74,5% en lo que corresponde al año 2019, según informa el Banco Central en su entrega de Cuentas Nacionales, cifra que supone un alza de 1,9% en comparación con el año 2018; con respecto a la distribución del endeudamiento del año 2019, se representa que un 40,1% está relacionado a créditos hipotecarios, 17,1% a créditos de consumo y un 16,7% a tarjetas bancarias y finalmente 26,1% a otros gastos.


Es por ello y por muchos otros factores que el pasado 8 de septiembre del 2020, entró en vigencia la nueva ley de portabilidad financiera, por lo que podrás trasladar todos tus productos a la institución financiera que mejores condiciones comerciales te ofrezca, reduciendo así los tramites y costos de traslados, hasta un 60% ¡Ahora tu escoges!

 

Existen dos modalidades para portarse, los cuales son:

  • Sin subrogación, consta de nuevo contrato con la institución pudiendo cerrar tus productos con la institución anterior.
  • Con subrogación, se sustituye tu crédito anterior, es decir se paga el crédito y tu deuda correspondería a la nueva institución, la cual mejoró las condiciones comerciales.

 

Ejemplos principales de esta ley:

  1. Certificado de liquidación de deudas
  2. Solicitud de portabilidad financiera
  3. Refinanciamiento de créditos
  4. Facilidad para el cierre de productos
  5. Tramites fáciles y más baratos

 

Explicando un poco la portabilidad con subrogación en créditos hipotecarios:

Hasta ahora, una persona con un crédito hipotecario que quería cambiarse de la institución X a la entidad Y, involucraba una serie de trámites.

  1. El cliente tenía que ir a la institución X a realizar el alzamiento de la garantía, dejar libre esta propiedad para que pueda ser usado por la institución Y.
  2. Luego, el cliente tenía que ir con la institución Y al notario a establecer la escritura con las condiciones crediticias.
  3. Finalmente, tenías que ir al conservador para que la garantía reflejara las nuevas condiciones crediticias acordadas con los clientes.

Con la portabilidad financiera todo este proceso cambió, con la figura de la subrogación, de cara al cliente, bastará con aceptar el nuevo crédito, una vez que el nuevo banco o entidad paga el crédito a la institución original, finaliza el trámite, esto significa ahorro de tiempo y reducir costos operacionales.

Ahora bien, con respecto a las nuevas solicitudes de créditos hipotecarios, la portabilidad trae un sinfín de beneficios, debido que aumentará la competitividad del mercado financiero, lo que permitirá en el tiempo obtener los siguientes beneficios:


  1. Mejores condiciones comerciales en las diferentes instituciones.
  2. Bajos costos operaciones.
  3. Facilidad en trámites
  4. Dejando como resultado: mejor dividendo, costo total, tasas, plazos y con ellos mejores utilidades.

Si bien es cierto, hasta ahora no se optimiza el proceso ni los requisitos, si se evidencia en la actualidad, que después de entrada en vigencia dicha ley, han venido mejorando la competitividad comercial y con ello las mejoras de condiciones.

Nuestra empresa, Ávila Inversiones, ofrece asesorías en portabilidad financiera que te permiten evaluar las mejores decisiones con respecto a tu endeudamiento para tu crédito hipotecario o para la iniciación en el mercado inmobiliario, permitiendo organizarte a la par con el crecimiento de tu proyecto. 

José Velásquez